Nuevo Fiat 124 Spider. Tras sus propios pasos.

 

box_heritage_01

 

En la década de los 60 los deportivos italianos marcaron un antes y un después en el mundo del motor y no era nada fácil hacerse un hueco en un club de tanto prestigio. La poderosa Fiat decidió apostar por un nicho que crecía exponencialmente, el de los pequeños deportivos roadster, pero que de momento estaba copado principalmente por las marcas británicas como MG o Thruimph.

Al tiempo que al otro lado de los Alpes nacían los primeros superdeportivos  como el Lamborghini Miura o se forjaba en los talleres de Alfa Romeo el 33 Stradale, Fiat lanzaba en el salón de Turín de 1966 el 124 Spider. Indudablemente mucho más modesto, pero con la pretensión de ponerlo al alcance de casi todos los bolsillos como solamente Fiat era capaz de hacer.

124_spider_OOPS_visore_promo_homepage_Fiat_1440x800_alt

Con las mismas premisas de diseño, deportividad y tecnología para todos los públicos, 50 años después, el renacido 124 Spider vuelve para intentar conquistar de nuevo las carreteras de todo el mundo, actualmente globalizado, como lo hizo a lo largo de tres décadas.

 

1966 Fiat 124 Sport Spider

 

FIAT-124-Sport-Spider-2373_9

En los 60 toda Europa se rendía a los deportivos italianos, pero en el gran mercado estadounidense cada vez cobraban más adeptos los pequeños deportivos británicos, como ya había apercibido el mismísmo Carrol Shellby, que logró combinar como nadie las líneas de estos roadster, tomando como base el AC Ace británico, con la potente mecánica de los tradicionales V8 americanos en su inmortal Cobra.

Fiat se sumó a la conquista del oeste en este segmento, pero quizás demasiado tarde para las pretensiones de la Fabbrica Italiana Automobili Torino, puesto que ya por entonces el término de muscle car había arraigado en los corazones de los norteamericanos.

Aún así el pequeño 124 fue un éxito a ambos lados del Atlántico produciéndose casi 200.000 unidades, de las cuales alrededor del 75% fueron vendidas en EEUU.

automotive-271968_960_720

El diseño corrió a cargo de la fábrica de Pinninfarina, recordando sus líneas a las del Ferrari 275 GTS. Un inmejorable punto de partida para un deportivo con pretensiones más modestas que el de uno de los modelos que más altas tasaciones alcanza en el mundo de las subastas hoy en día.

La mecánica venía de casa, puesto que derivaba directamente del 124 berlina de 1963. Excepto por el chasis que reducía la batalla en 14 cm hasta los 2,28 metros. Esto le permitía mayor dinamismo, cumpliendo con una gran actuación en su participación en el mundo de la competición, como se exigía a un deportivo que se preciase de ello. Si bien para sus objetivos contase con la magia de uno de los más grandes en la materia como lo fue Abarth.

Reparto_corse_abarth_a_torino_(via_marche)

En su día contaba con frenos de disco en las 4 ruedas y caja de 5 velocidades de serie, algo poco común. En cuanto al bloque, proporcionado por Osca, era un cuatro cilindros de 1430 cc , que entregaba 90 cv de potencia en su versión inicial AS. Aportaba varias soluciones innovadoras como una culata de aluminio con dos árboles de levas en cabeza accionados por una correa dentada. Al compaginarlo con un peso de tan solo 960kg, le permitía alcanzar la velocidad máxima de 176 km/h.

1969-79-sport-spider-0005

Al mercado estadounidense llegaría dos años después de su debut en Turín, en 1968, en la cresta de la ola de los muscle cars. Y ya por entonces Detroit no dejaba de producir potentes V8 que luego eran montados en deportivos de precio asequible.

Impulsado por las demandas propias de los consumidores americanos, allí se introducirían nuevas variantes, como una transmisión automática de tres velocidades proporcionada por General Motors.

La unidad de potencia, y con ella sus prestaciones, también experimentaron una notable evolución a lo largo de los 20 años durante los que estuvo disponible en los concesionarios de una u otra parte del mundo.

Los motores de 1.6 y 1.8 litros fueron apareciendo en los catálogos y para albergarlos en el mismo espacio que el 1.4 se adoptaron unas nervaduras en el capó, que fueron un signo distintivo desde entonces para el 124 Spider.

Fiat_124_Spider_turquoise

 

Fiat 124 Spider Abarth 

Una de las versiones más notables fue la mencionada Abarth (CSA), comercializada entre 1972 y 1974, cuyo propósito era precisamente el de conseguir la homologación en las competiciones de rallies . Alcanzaba los 100 km/h desde parado en la nada desdeñable cifra de 8 segundos, gracias a su motor de 1.8 litros que empujaba con 128cv, y cómo no, es una de las versiones más apreciadas para coleccionistas de todo el mundo.

124 spider abarth

Hasta entonces, en lo referente a la competición, el 124 había logrado el campeonato de Italia de Rally en 1970, pero no era capaz de plantar cara a los dominadores del momento que eran el Lancia Fulvia y el Alpine A110 de Jean Redele.

A partir de que Abath pusiese sus manos sobre el pequeño roaster, ganaría el rally de Acropolis en su año de debut (1972), con un motor llevado a los 165 cv, aunque aún adolecía de problemas de fiabilidad propios  de su juventud.

Ya al siguiente año se subiría al segundo peldaño del Campeonato del Mundo de Rallys (1973), tras el equipo Alpine-Renault con el A110. En el 74 sería Campeón de Europa y de Italia, para volver al segundo puesto en el mundial de Rallys de 1975, además de repetir ese mismo año el campeonato de Europa e Italia, ya entonces rindiendo 210 cv de potencia.

Roberto Cambiaghi and Emanuele Sanfront on a Fiat 124 Abarth Rally at the Rally delle Regioni 1975 (valid for European Rally Championship)

Roberto Cambiaghi y Emanuele Sanfront en el Fiat 124 Abarth Rally en el Rally delle Regioni 1975 (válido para el Campeonato de Europa de Rally)

Desde 1975 hasta 1981 estaba disponible solamente en EEUU y dejó paso en el mundial de Rally al Fiat 131 Abarth. Ya por entonces disponía de motorizaciones de 2 litros, pasándose a denominar desde ese momento 124 2000 Spider.

fiat_spider_1979_photos_2_1280x960-1024x726

Desde 1983 hasta el cese de su producción en 1985 fue la propia Pinninfarina la que lo comercializó con el nombre de Spider Azzurra.

 

2016 Fiat 124 Spider

 

124_white

Comprensiblemente Fiat ha querido rendir tributo a uno de sus iconos al cumplirse el 50 aniversario de su presentación en sociedad. Y ha lanzado en 2016 lo que es una auténtica adaptación del clásico de los 60 a los nuevos tiempos.

Diseño, deportividad y tecnología para todos los públicos. Esas han vuelto a ser las bases para el modelo que volverá a llevar el nombre de 124 Spider.

De entre los eventos que han comprendido la campaña en la que Fiat se ha volcado, ha suscitado gran interés el fantástico trabajo de restauración del Centro de Legado y Estilo de Fiat sobre un 124 Spider de 1970. Cuatro semanas ha durado este trabajo que han querido compartir con todos: Proceso de restauración de Fiat 124 Sport Spider de 1970.

“El objetivo: restaurar el glamour, las prestaciones y la perfección técnica que convirtieron el 124 Spider en un icono de la década de los 60, 70, 80, con el propósito de presentarlo en el Salón del Motor de Ginebra”

Geneva show Motor 2016

Fiat 124 Sport Spider en el Salón del Motor de Ginebra de 2016

El diseño del nuevo Spider nos retrae a los pequeños Roadster de los 60 y ha corrido a cargo del Centro Stile de Turín de Fiat. Pretende heredar el carácter de deportividad que le permita soportar el paso del tiempo como lo hizo su ancestro. Las nervaduras del capó y la rejilla frontal de panal son guiños a éste.

02_fascia_panorama_v3

Es precisamente el Mazda MX5, heredero directo y el máximo exponente hoy en día de toda aquella cultura de los pequeños raodster, de quien se ha tomado la base para su desarrollo. Sobre dicha estructura y los componentes que la pueblan prima la deportividad. Una caja de cambios manual de 6 velocidades de relaciones cortas que también comparte con el Mazda y dos motores turbo de 1.4 litros a elegir. El bajo de gama con 140cv y el segundo con 170cv, ambos con tecnología de distribución variable MultiAir.

box_sospensioni

En cuanto a la tecnología, es evidente que no hablamos de lo mismo que hace medio siglo y los nuevos tiempos suponen todo un reto en este sentido. Pero tampoco el nuevo 124 Spider se queda atrás en este aspecto. Incorpora sistemas de seguridad activos y pasivos, luces adaptativas, cámara trasera, asientos calefactables, arranque sin llave, pantalla táctil de 7 pulgadas, multimedia Control, conectividad bluetooth y hasta un sistema de audio HIFI Premium BOSE de 9 altavoces.

Adaptándose a los nuevos tiempos globalizados, Fiat ha conseguido otra vez poner a disposición de casi todos los públicos deportividad y carácter, puesto que su precio está entre los 25.990 y 27.990 € en España.

25113675269_398bccfa8f_k

Después de la buena noticia, aún nos quedarán más sorpresas, ya que Abarth ha desarrollado su propia versión, el Abarth 124 Spider, que estará rodando en las carreteras de todo el mundo antes de que acabe el año. Y también, cómo no, en los tramos de los rallies más prestigiosos del planeta. Todo un regalo para los sentidos.

 

Advertisement

Spot Fiat 124 Spider: Más divertido que volar

 

Galería:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s