El coche en el paisaje urbano. 1970

El vertiginoso ritmo de incremento de la producción de automóviles en el mundo, se mantuvo incesante, a pesar de los pronósticos de muchos, desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. En ello tuvieron bastante que ver las políticas de incentivo de cada gobierno, que se estandarizaron por medio planeta.

Ni si quiera las dos crisis del petróleo que condicionan a la industria en esta década son capaces de frenar este desarrollo, aunque al menos sirven para comenzar a tomar conciencia de necesidad de avanzar en eficiencia.

El foco, había radicado hasta ahora en el desarrollo de infraestructuras y vías de comunicación, que obviamente era la principal necesidad a cubrir. Pero las estimaciones de demanda y producción quedaron desbordadas y ahora surgían nuevos problemas derivados de un crecimiento del parque móvil poco planificado.

El espacio público se convertía en un bien escaso en la mayoría de las ciudades, en las que pocas medidas urbanísticas se habían tomado en el pasado.

Con la aglomeración, aparecía también el problema de la contaminación, que se traducía en un serio problema en los principales núcleos urbanos. Todo ello provocó cambios en las legislaciones, tanto urbanísticas como medioambientales.

Anuncios

3 pensamientos en “El coche en el paisaje urbano. 1970

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s