Holden e F i J y. Un vaquero australiano.

Holden-EFIJY-Concept-1-1024x682

2005 Holden Efijy Concept

La revista Hot Rod Magazine lleva más de 60 años cubriendo salones, exposiciones y autoshows, siendo pionera, y aún hoy referente en el mundo de las personalizaciones y concept cars. No deja de sorprender que la publicación nacida en 1947 junto a la vorágine Hot Rod emergente en pleno oeste americano, le dedique la calificación de “problamente el concept car más bello de todos los tiempos” a un automóvil australiano.

El Holden Efijy culmina en 2005 un proyecto que tiene por objeto homenajear al gran coche australiano por excelencia, el Holden FJ producido entre 1953 y 1956 por General Motors – Holden Ldta.

holden_efijy_concept-06

Holden Efijy y Holden FJ Special

Fue el segundo modelo australiano de la historia, evolución del 48-215 FX que ostenta tal distinción, pero como dice el responsable del proyecto Efijy, Richard Ferlazzo, refiriéndose al Holden FJ: “En Australia casi todo el mundo tenía uno, montó en uno, o fue concebido en uno”.

La Compañía.

Aunque Holden es hoy en día, y desde 1931, una filial de la Americana General Motor, fue fundada a mediados del siglo XIX en Adelaida por un emigrante británico llamado James Alexander Holden. En 1856 era sin embargo una empresa de marroquinería denominada J. A. Holden & Co. Con el tiempo y la aparición del automóvil una de sus actividades sería la del tapizado y revestimientos de estos nuevos vehículos a motor.

En 1919 se refunda como constructor de carrocerías pasándose a llamar Holden’s Motor Body Builders Ldta con una producción que alcanzó las 12.000 unidades en 1923. Su consolidación viene al convertirse en  la primera compañía en ensamblar autos Ford en Australia, firmando con GM como su único proveedor de carrocerías en aquel país al año siguiente.

holden logo 1928

Holden logo 1928

Tras el crack del 29 la producción cae en picado a las 1650 unidades en 1930 y en 1931 GM se hace con Holden. A partir de este momento y hasta hoy, la empresa pasa a ser dependiente de Detroit, denominada General Motor – Holden Ltda. con sede en Puerto Melburne (Australia).

La nueva división de GM necesitaba una dirección con la perspectiva de la singularidad australiana y  pasó a ser dirigida en 1934 por Laurence Hartnett quien aporta su conocimiento de la realidad de este país. Tanto que se opuso a los planes de General Motor de desmantelar la empresa y suministrar las carrocerías desde EEUU. Hartnett creía en la viabilidad de la fábrica y se propuso crear el primer automóvil australiano.

Lawrence Hartnett

Lawrence Hartnett

Como primer paso decide trasladar la central a Melburne y construye allí una nueva planta inaugurada el 8 de septiembre de 1936 por el Primer Ministro Joseph Lyons, quien deseaba tanto como el propio director general de GMH la creación de un auto nacional.

La Segunda Guerra Mundial se encargó de truncar estos planes y la nueva planta fue destinada a la construcción de material bélico como cañones, blindados o ambulancias.

Proyecto 2000

Tras la guerra se volvió al ensamblado de modelos Vauxhall, Chevrolet , Buick y Pontiac, pero es ahora el gobierno quien toma la iniciativa al rescatar el plan del coche australiano. Oficialmente invita en 1944 a todas las compañías automovilísticas con presencia en su país a presentar un estudio de viabilidad para una inmediata fabricación.

Sólo GMH muestra interés en la propuesta. Hartnett elabora un estudio llamado “Australia – el Funcionamiento de GM y Resultados – la Fabricación de Automóviles Completos en Australia”, y lo presenta tanto al Comité ejecutivo de Planificación de Estrategia de la General Motors, como al gobierno australiano. El resultado de su pormenorizado estudio es la aprobación del proyecto 2000 que tiene como objetivo la construcción de un prototipo, previo paso a su fabricación en serie.

Jack Rawnsley, one of the Australian engineers 1946 Holden Prototype No. 1 at the National Museum in 2004. Photo George Serras

Jack Rawnsley, uno de los ingeieros del proyecto 2000 junto al prototipo de 1946 en el Museo Nacional de Australia en 2004. Photo George Serras

Ingenieros americanos y australianos construyen a mano 3 prototipos en Detroit en 1946. Aprovechaba un diseño de Chevrolet anterior a la guerra que no fue llevado a producción por considerarse muy pequeño para el  mercado americano. Los prototipos se testaron exhaustivamente antes de ser enviados a Melburne para proseguir allí en secreto con las pruebas de estrés en 1947. De los 3, solamente sobrevive uno, registrado como JP-480 se exhibe en el Museo Nacional de Australia.

Holden 48-215 (FX)

En 1948 el Primer Ministro Ben Chifley oficializa la presentación del primer coche de la historia fabricado en Australia. Se llamaba simplemente Holden, sin otro distintivo, pero se le conoce como 48-215 o FX. Era alto -para solventar el problema de las carreteras del lejano continente-, económico por precio y consumo -pues tras la guerra la situación financiera de las familias era a lo que obligaba- y simple en su mantenimiento aunque robusto en cuanto a su durabilidad. En el proyecto se tuvieron en cuenta conceptos tan específicos como el clima del país, con templadas temperaturas que permitieron usar una batería relativamente pequeña de 6 voltios.

holden-fx

Holden 48-215 (FX)

Montaba un motor de 6 cilindros con válvulas en cabeza y 2171cc que producía 60 hp, conectado a una trasmisión manual de 3 velocidades. No era ningún bólido, pero si tenemos en cuenta su peso de 1020kg en la práctica se convertía en un vigoroso lebrel con un par respetable. Ahondando más en esta cualidad, en 1951 Holden lanza la versión camioneta “50-2106 coupe utility UTE”, completado en 1953 con una versión taxi “Holden Bussines”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Holden 48-215 FX Ute

El FX termina siendo un éxito con 50.000 unidades vendidas solamente en el 52 y más de 100.000 desde su puesta a la venta hasta que fuera reemplazado por el FJ en el 53.

El primer automóvil australiano cumplía con todos los requisitos para convertirse en el automóvil del pueblo: consumo reducido, bajo mantenimiento, una excelente relación calidad precio y algo tan importante como ser efectivamente apto para transitar por las maltrechas y exiguas carreteras del país que no siempre alcanzaban el destino al que el conductor pretendía llegar. Sin embargo era exageradamente parco en accesorios y habitabilidad en comparación con la competencia de importación. Pero el propio paso del tiempo se encargó de subsanar esta deficiencia con su sucesor natural.

 Holden FJ

Más que una nueva versión pudo quedar en un restyling puesto que la mayor diferencia con respecto al modelo FX concernía al equipamiento, confort y estética. Pero las pequeñas modificaciones de mecánica que trajo consigo aprovechando la actualización, derivaron a que se le distinguiera como FJ.

Este modernizado coche del pueblo cambió la rejilla frontal vertical del FX por una amplia sonrisa cromada más estética, con parachoques y tapacubos adoc. La gama de colores a seleccionar se amplió a doce pudiendo elegir además un acabado en dos tonos, con equipación que incluía desde apoyabrazos hasta encendedor de cigarrillos y un cómodo interior para seis personas.

hrdp_0603_hold_100_z holden_concept_car 1953_fj

1953 Holden FJ Concept car

Las posibilidades de encontrar en el FJ el coche que mejor encajaba a cada necesidad se multiplicaron con los nuevos modelos FJ-Ute, FJ/2104 Panel Van y el FJ/225 Special Sedan, si bien la versión Station Wagon no pasó de su prototipo.

jc_fjute

Holden FJ Ute

Era todo excepto deportivo, con una sencilla suspensión con brazos de control independiente de muelles helicoidales delante y en la parte trasera un eje rígido con ballestas. El cambio de marchas tampoco estaba pensado para discurrir en circuitos, pero pese a todo en 1954 su demanda llega a Nueva Zelanda, trascendiendo también como el primer Holden exportado.

Pero si por algo es recordado, se lo debe a su extraordinaria popularización. El novedoso y optimista FJ, en contraposición al sobrio FX, le valió el cariño con el que se recuerda hoy en aquellas latitudes. Lo utilizaba el padre de la familia, la mujer y era el favorito para dar los primeros pasos en el aprendizaje de la conducción o suficientemente digno como para dejarse ver con él llegando a la universidad.

Se produjo entre 1953 y 1956 con una venta total de 170.000 unidades, de las que se estima que sólo queden con vida aproximadamente 1000. El Holden FJ es a Australia lo que el Chevy del 55 a los Estados Unidos y tiene un importante papel en la recuperación del país en la posguerra.

 Holden Efijy

Cuando el diseñador Richard Ferlazzo se integra a GMH en 1988, comienza a pensar sobre las posibilidades de crear un custom en el taller de diseño de su nuevo emplazamiento. En este momento realiza los primeros dibujos partiendo del modelo más representativo y emblemático de la marca –el FJ-, pero se quedan en un cajón hasta que él mismo recupera el proyecto en el 2002 con la inmediatez del 50 aniversario de este icono.

holden_efijy_concept-04

Holden FX y Efijy

El diseño se inspira claramente en el original, desde el exterior con la dentada rejilla horizontal y las redondeadas aletas, hasta el interior donde encontramos un cuidadísimo panel central circular a semejanza del que presidía el Holden FJ del 53, pero incorporando en su versión actualizada un panel táctil LCD.

holden-efijy-14

Es exquisito en cada detalle, prueba de ello son el sistema LED de iluminación tanto delantero como posterior, integrado a la perfección en la estética retro, o la pintura “Soprano Purple” de House of Color que ofrece diferentes tonalidades en virtud de la luz que incide sobre la superficie del metalizado recubrimiento. Por no hablar del acabado del suelo en madera de arce. El interior en cuero color canela es casi tan llamativo como el exterior, o al menos ha sido tratado con el mismo cuidado y talento en cada uno de los innumerables detalles.

11436fa-foto-holden-efijy-442p

En cuanto a la mecánica, lo mueve un motor de 6 litos V8 sobrealimentado con un rendimiento de 650 HP, percutiendo en un carácter puramente hot-rod.

Efijy-in-Dubai-550x358

El trabajo se realizó en el estudio de diseño australiano de GM Holden y en su departamento de ingeniería, para ser presentación en 2005 bajo los focos del Autoshow Internacional de Australia. Llamó extraordinariamente la atención, máxime al tener en cuenta su origen (o precisamente por ello). De hecho fue elegido mejor concept car de 2007 en USA y toda una institución en la materia como “Hot Rod Magazine” lo definió como “posiblemente el concept car más bello de la historia”.

hrdp_0603_hold_116_z holden_concept_car finished_roller

El coche fue requerido para “fiestas de sociedad” y se lució por medio mundo sondeando las posibilidades de lanzar algo parecido a una producción en serie, de lo que nadie ha oído hablar hasta ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s